Llevaba en sí mismo diferentes personalidades:
El dibujante de trazo rápido y seguro que caricaturizaba y sacaba punta, muy afilada, a los personajes que trataba, ya fueran reales o inventados. El alegre vividor, y protagonista, de los diferentes ambientes subterráneos que se podía encontrar en la Barcelona de los 70. El impuntual, desordenado y olvidadizo colega que conseguía y después perdía encargos gráficos, algunos de los cuales, los publicitarios, que intenté yo mismo ayudarle a tirar adelante, sin éxito. El vocalista de los Masturbadores Mongólicos, etapa punk con algún susto incluido… pero también, en sus momentos tranquilos, un amigo dulce y amable, con el cual se podía tratar cualquier tema. Siempre dispuesto a escucharte.
Las fotos las hice en 1977. Cuando se travestía, cuando creaba carteles con un juguetón Bakunin o una alegre Federica Montseny, que no gustó a las feministas, (en la parada Juli Gonzalvo) y también en su aspecto más apacible.
In memoriam.
José Lasala

© del text i de les fotografies José Lasala
Publica la web sense nom per cortesia de José Lasala