A la sense nom, hem dedicat diversos fils al Festival de Música Progressiva de Granollers de 1971, però mai fins ara hem parlat de les intrigants i oblidades nou edicions, de les “30 HORAS DE MÚSICA Y BAILE” de Montmeló, entre 1966 i 1974. Nou anys seguits de concerts, concursos de conjunts i quasi 300 hores de ball que no consten a cap llibre d’història, talment com si s’haguessin esborrat de la memòria musical col·lectiva i ara, aquestes maratons de ball ens recordin que la pel·lícula, de 1969, Danzad, danzad, malditos, de Sydney Pollack hagués pogut estar rodada a Montmeló.
Però les 30 HORAS eren alguna cosa més. Tal com ens recordava fa uns dies Xavi Cot: Per un costat, actuaven grups de primera fila: com Pop Tops, Los Bravos, Los Salvajes, Tony Ronald, Canarios, Eddie Lee Mattison, Smash, etc i, per l’altre hi havia un concurs de grups principiants, que era una cosa que no és feia i era bàsica de fer. I finalment el concurs de ball. No oblidem que el rock and roll va començar no com un estil de música sinó de ball per desbancar al twist. Fins i tot una de las imatges icòniques dels festivals con Woodstock era veure la gent ballant individualment. Xavi Vidal que va viure de molt jove les edicions de les 30 HORES ens deia això: Realment lo de Montmeló és intrigant. Ho he comentat amb persones de la meva edat, vells companys d’adolescència, i amb els que eren col·legues del meu germà. Res, cap dada. Ni els anys exactes recorden. El meu pare va ser del jurat que establí quins eren els grups guanyadors però sols recorda els grups més coneguts (Pic Nic, amb Janet, Toti Soler, Sabatés a la batería crec. Tony Ronald amb un guitarrista reconegut, Cheyennes, Los salvajes, Los diablos…). Crec que no era que la gent demandés una música concreta, la onda que recordo és que lo bàsic era lligar i les bandes de diferents pobles que quedaven per “liarla parda”…


Fotograma de la pel·lícula “Danzad, danzad malditos, de Sydney Pollack

Les 30 HORES de música y ball, de Montmeló en fotografies



Fotografies premsa de l’època, autoria desconeguda.

Poca documentació sobre les “30 HORAS DE MUSICA Y BAILE” de Montmeló podem incloure en aquest fil. Només aquestes fotos i articles publicats a la Revista del Vallès el 31 de juliol de 1971 i el 3 d’agost de 1974, signats per José-Daniel Vidal.
En aquest fil han col·laborat Xavi Vidal i Xavi Cot que han volgut compartir els seus records i els seus arxius particulars. Si guardes fotografies o vols explicar-nos el que recordes de les 30 HORES pots deixar un comentari en aquest fil o contactar amb “la web sense nom” des de l’apartat contacta.

Montmeló: Las 30 horas de música y baile
Escriu José-Daniel Vidal el 31 de juliol de 1971 a la Revista del Vallès.

Tal como es ya tradicional en Montmeló, por estas fechas de San Jaime tuvieron lugar en Montmeló las «30 HORAS» de música y baile que organiza Pista Festival. En un principio, hemos de admitir que, como es comprensible, no hubo afluencia constante de conjuntos participantes, debido, naturalmente, a los numerosos contratos a que estuvieron sujetos todos durante estas dos fechas de intenso trabajo.
Cerca de las nueve de la noche comenzó propiamente el festival, tras haber sido precedido por numerosa expectación durante toda la tarde del sábado. Un retraso de los equipos de sonido fue et motivo principal por el que se retrasó un poco el comienzo, dejando, mientras tanto, rienda suelta a los discos que se sucedían continuamente…
Abrió el Festival el conjunto «AGNIS 5», de Montornès, conocido por todos nosotros debido a sus frecuentes actuaciones en nuestra Pista. En aquellos momentos, el público era escaso Inmediatamente después, TRÀNSIT LIVER RAND, vecinos de Cardedeu y también conocidos en Montmeló. Tras ellos LOS LLOPS, un grupo que comenzó con el asesinato de «Paint Black» y prosiguió con una actuación no demasiado brillante. Consiguieron algunos aplausos.
Pasadas ye las once de la noche, subió al escenario un grupo barcelonés, CUERPO, que durante tres cuartos de hora nos ofrecieron un repertorio propio muy a lo Santana. Su actuación fue seguida por un gran sector de público. El presentador de Radio Sabadell había tomado ya las riendas de la presentación, siendo «asesorado» en ocasiones por… una joven «amateur> en el asunto… Dado que en su primera actuación no tuvieron demasiado público, volvió al escenario AGNIS 5, mientras ya en el ánimo del público se vislumbraba impaciencia ante la actuación de los POP TOPS.
A continuación, un conjunto desconocido en Montmeló y con nombre catalán hizo subir los ánimos de cuantos asistimos al festival. Su nombre STELS BLAUS, procedentes de Cassà de la Selva, y con un repertorio a base de Creedence Clearwater RevivaI ciertamente muy bien estudiado. La mejor actuación hasta el momento.
A continuación, se hallaban preparados los componentes del conjunto LOS YAKS, ganadores del certamen en el año 1968; sin embargo, desapareció el guitarrista solista, no pudiendo subir al escenario el cantante. Nos encontramos con uno grata sorpresa, pues, a base de batería y órgano pudimos escuchar un «mini-recital» de blues que entusiasmó a los amantes de la buena música. Una vez el grupo completo, se acabó el «blues» y comenzó su verdadera actuación, con «go-go» holandesa incluida… (nota: Los Yaks habían venido desde Lloret para actuar en las «30 HORAS»…).
Lo más destacado fue sin duda alguna el fabuloso «solo» de órgano que incluyeron en la canción «Evil ways» Para algunos fueron los mejores minutos de las «30 HORAS».
Y, por fin, la primera actuación estelar de la noche; mejor dicho, de la madrugada. Eran las tres menos cuarto cuando aparecieron los POP TOPS, «poniéndose al público en el bolsillo» como vulgarmente se dice. Su actual estilo, entre «Blood, Sweat & tears», «Chicago» y el tradicional «soul» norteamericano no defraudó a sus numerosos-as «fans». A continuación, MADERA VERDE, un grupo que comenzó con Tom Jones y siguió por los caminos del «soul». Fueron bastante aplaudidos.
Tras MADERA VERDE, los componentes de SMASH fueron recibidos con una gran ovación en esta su presentación en Pista Festival. Gustaron, convencieron y todos quedamos satisfechos con su actuación. Su típica «rumba» —que nada tiene que ver con las de Peret— fue su interpretación
más aplaudida. Su actuación finalizó a las cinco de la madrugada, habiendo ya varios conjuntos preparados para subir al escenario.
Actuaron a un promedio de quince minutos por grupo: MIVEN, DADOS, GLAN LUNES. LINEA 88, EXODO, V ACCION. CONTACTO y CRON’s.
Pasadas ya las siete de la madrugada no quedaba ya ningún grupo en la Pista, procediéndose a un largo lapsus de tiempo que tuvo que ser animado con el tocadiscos… Alrededor de las doce del mediodía, había tres conjuntos dispuestos a actuar, pero, al parecer, hubo un fallo técnico en los equipos de sonido y no se hallaban presentes los técnicos, por lo que tuvieron que retrasar sus actuaciones hasta cerca de las cuatro de la tarde. Ya a esta hora comenzaron a llegar de nuevo jóvenes a la Pista, mientras REBELION iniciaba tu actuación. Tras ellos, SILFOS, un grupo bastante bueno que subió al escenario con muchas horas de sueño a sus espaldas. Comenzaron con una canción de MAQUINA y prosiguieron con «Paranoid» Finalizada la actuación de SILFOS, pudimos escuchar unos minutos de buena música a cargo de TABACO, uno de los mejores grupos que desfilaron durante las «30 HORAS». Sus más logradas interpretaciones fueron «Tabaco» y una deliciosa creación de «Crosby, Stills 8. Nash* cuyo nombre no recuerdo. REBELION volvió a actuar de nuevo para el público que comenzaba ya a ser numeroso, mientras, como unas horas antes con los POP-TOPS, se comenzaba a pensar en LOS BRAVOS, quienes constituían «el plato fuerte de la tarde». FORMA, VIII FUNDACION, de nuevo STELS BLAUS se sucedieron antes y después de LOS BRAVOS. La actuación de estos últimos, una de las más esperadas y aplaudidas llegó pasadas las nueve de la noche, estando la Pista Festival registrando lleno hasta los topes. Su actuación, pese a todo, duró tan solo media hora, dado que, según palabras de Pablo, el batería, no se encontraban en plena conjugación con el instrumental que encontraron en el escenario.

Tras recordarnos sus viejos éxitos «Black is black», «Bring a little lovin» … nos demostraron que LOS BRAVOS, pese a haber sufrido deformaciones y cambios, continúan siendo unas de las primaras estrellas españolas en cuanto a grupos musicales se refiere.

Cerca de las once y media llegó el conjunto «LOS WIKINGOS», siendo ellos quienes cerrarían el Festival de las «30 HORAS». LOS WIKINGOS demostraron una larga y experimentada carrera musical a sus espaldas, logrando mantener los ánimos hasta el final.

Una vez cerrado el desfile de conjuntos, se dio a conocer el fallo del Jurado calificador que habiendo permanecido en las Pista presente en las
actuaciones de todos los conjuntos dio como clasificación final la siguiente:

1.° TABACO — de Sabadell

2.° STELS BLAUS — de Cassà de la Selva

CUERPO — de Barcelona

Así finalizaron estas ya populares «30 HORAS DE MUSICA Y BAILE DE MONTMELÓ». Como siempre han adolecido de falta de organización y de algún otro detalle, sin embargo, pueden considerarse un éxito para MONTMELÓ, pues una vez más este nombre traspasará las fronteras vallesanas para que todos conozcan nuestras «30 HORAS». No, no; las cosas no fueron tan negras como las pintaba nuestro bigotudo compañero Jaume Guillame!, no creus?…

J. D. V.

IX EDICION DE LAS 30 HORAS DE MUSICA Y BAILE
Escriu José-Daniel Vidal el 3 d’agost de 1974 a la Revista del Vallès.

Una vez más, y ya son nueve, las 30 HORAS DE MUSICA Y BAILE han vuelto a ser noticia. Este año parecía que las cosas iban a cambiar en este “aspecto, debido principalmente al cambio experimentado en la Dirección de Pista Festival y también, es la verdad, por el escaso éxito obtenido en la edición del año pasado. Pese a todo, Montmeló ha vuelto a contar con treinta horas de música desde la tarde del día 24 hasta las últimas horas de! día de San Jaime. Si recordamos aquellas primeras ediciones, cuando se abarrotaba la pista hasta el último rincón y todos estábamos pendientes de los diferentes grupos que iban actuando y haciendo méritos para el triunfo, veremos qué ha cambiado mucho en todos los aspectos. Antes existía realmente un ambiente que ahora ya es difícil de conseguir. Desde luego, ya no tenemos este concurso de conjuntos, desde hace varios años, pero eso no importa, ya que la discoteca se encarga de suplir sus actuaciones. Las 30 HORAS han pasado a ser casi únicamente dos sesiones de música y baile totalmente desligadas; una, la noche de la verbena y la otra de la tarde del día de San Jaime. Ya no existe aquel aliciente de esperar hasta las seis de la madrugada porque perece ser que vendrá a actuar un buen grupo. La gente, ahora, agota sus ganas de divertirse y se va a su casa o a la playa o a donde sea, prescindiendo reamente de las 30 HORAS musicales.
La sesión del mediodía, antes con asistencia de bastante público; ha desaparecido casi de forma total. Quizá sea que aún las actuaciones personales, aunque mediocres, tengan más aceptación por aquí, que la buena música en conserva. Sea lo que sea es que la cosa va disminuyendo.
Este año la cuestión público ha oscilado desde un lleno bastante acéptale la noche de la estrena hasta un vacío bastante mediocre durante la tarde de San Jaime. Algo que también influye notablemente a la hora de decidir acercarse a Montmeló y no a otro sitio es el hecho de que para presenciar la actuación en directo de Miguel Gallardo y «Lone Star» no hace falta moverse de la puerta de casa, Antes, el nombre de «Los Bravos», «Canarios», «Pop-Tops», «Salvajes»… era motivo suficiente como para que los jóvenes se acercaran a la Pista Festival, sabiendo que en una misma noche presenciarían las actuaciones de muchos conjuntos, lo cual no podían hacerlo en todas partes.
La presente edición del 74 ha contado también, como no, con actuaciones en directo, de las que no me resisto a hablar un poco sobre ellas, aunque solo sea superficialmente. «Lone Star», en la tardes del domingo, lo hizo demasiado bien teniendo en cuenta que no tenían delante suyo más de ciento cincuenta personas que, por otra parte, estaban ahí para todo menos para «Lone Star». El que realmente, lo hizo muy mal, fue Miguel Gallardo. En la segunda edición de las 30 HORAS, Tony Ronald ya nos había hecho, con un poco más de clase, todas las monerías que el otro nos dejó contemplar la verbena de San Jaime. Alrededor de las tres aparecieron en escena unos jovencitos la mar de majos que hacían bastante ruido, música muy poca, y además muy mala. Llevaban un dúo de metal que sonaba horrorosamente mal. Sólo al final hicieron algo que valió la pena. Me refiero a una versión de «Superstar» que resultó ser bastante decente. Para que recordemos el nombre y no los volvamos a ver, se llamaban «Fairground».
El público de la verbena era bastante heterogéneo, incluyendo, desgraciadamente, a buen número de imbéciles que hicieron su «número» particular constantemente.
Hay algo que sigue en píe de estas 30 HORAS y que, hasta el momento se mantiene inmóvil. Nos referimos a su continuidad. En efecto, vemos que, de una forma u otra, ya son nueve ediciones, lo cual no deja de ser un éxito, dado que deja opción a qué la próxima tal vez la del año 1975, sea un gran acierto que reviva pasados laureles. Para ello hoy mismo sería el momento de comenzar a organizarlas, a fin de que nada falte y que todo siga como es de desear. La Asociación de Cabezas de Familia cuenta con elementos que, sin duda alguna, pueden programar ya desde ahora las 30 Horas 1975 que merezcan un ferviente aplauso por parte de todos. Es, sólo cuestión de quererlo así y de ponerse rápidamente en movimiento.

I un article crític: “Un festival de estar por casa”, signat per Jaume Guillamet.