Mandala Gong “Si te concentras en él, puedes entrar en contacto con los habitantes de Gong”
Daevid Allen

L’entrevista que Claudi Montañà i Damián García Puig van fer a Daevid Allen al Vibraciones núm. 28, gener de 1977.
Cortesia de Josep Maria Ripoll

Em preferit prescindir de la introducció i anar directament a l’entrevista. Qui vulgui llegir la intro pot anar a peu de pàgina i descarregar el document en format pdf.


Las Historias del planeta Gong

CM.- ¿Qué opinas de tu último disco? ¿Qué significa a nivel general dentro de tu evolución musical?
DA.- Es como el final de un ciclo y el principio de otro nuevo. Es un disco muy parecido a “Magick Brother”, sólo que una octava más arriba, en una nueva onda… onda mediterránea
DG.- En términos más concretos.
DA.- Musicalmente hablando es mi reacción ante el fantasma del jazz-rock, la evasión de esa competición entre egos en que se ha convertido el jazz-rock. También me ha servido para aliviar algunos de los problemas que me habían surgido con Gong.
DG.- ¿Por qué estás tan satisfecho de haber grabado un álbum sin batería?
DA.- Porque para mí hay dos instrumentos que andan restreñidos: el piano de jazz y la batería. Hacen siempre lo mismo desde los sesenta. La batería sólo hace “pum-pum-jack-pum-pum-jack”. Y, por lo tanto, he eliminado esos dos instrumentos en este disco. Ahora quiero trabajar en España y hacer música diferente de la que hacía con Gong, a tres niveles distintos: el primero es parecido a lo que ha estado haciendo Pepe (Milán), que puede tocar muchos estilos, guitarra eléctricas y acústicas con gran perfección; el segundo es una total-manía del batería, tocando bongos al estilo de Cataluña, que no es precisamente la forma latina clásica en que se viene haciendo (lo descubrí en Ibiza y me di cuenta de que era aquello lo que quería, un estilo salvaje, frenético, apasionado); el tercero es la música espacial, el «usando, el moog, tipo Tángerine Dream. Si alguna vez encuentro los músicos españoles apropiados, me gustaría formar un grupo y que empezáramos en Barcelona; y veremos qué pasa. Ahora ya no puedo seguir con el grupo de antes porque el teclista se ha ido a estudiar música clásica, y Ana que está con él, se ha ido también; es una lástima porque en escena tenía una personalidad fantástica.
DG.- ¿Cuál es el motivo do que hayas acabado tocando con músicos españoles?
DA.- ¿Crees en la reencarnación? Conozco una señora en Inglaterra que puede contarte lo que quieras sobre tu pasado, es muy inteligente; ha descubierto que en una de mis anteriores vidas fui músico en España, por eso me vine aquí a vivir con mi familia y a trabajar. También trabajo en Inglaterra, pero lo encuentro muy frío, no me gustan los ingleses, prefiero los españoles.
DG.- Cuéntanos algo de tu experiencia con Soft Machine.
DA.- Kevin Ayers y yo formamos un día el grupo en Francia; después nos fuimos a Inglaterra y lo completamos allí trabajamos y regresamos a Francia. Cuando llegó la hora de volver a Inglaterra, yo no pude hacerlo, soy australiano y tuve problemas con el pasaporte. Me quedé en Francia y empecé con Gong.
DG.- ¿Cuál es tu opinión de lo que Kevin Ayers ha hecho desde que dejó Sofl Machine?
DA.- Es un tipo que ha sido muy fiel a sí mismo durante todos estos años. Yo llamo a todo esto el “fantasy business”. Kevin quería ser una estrella; ahora se cree que es una estrella, luego es una estrella. Aquí eres lo que tú te crees.
DG.- Cuéntanos algo de la historia del planeta Gong.
DA.- La historia del planeta Gong es la historia de mi vida. Todos mis viajes musicales parten de una experiencia mística que tuve en Mallorca en 1966, cuando sentí estar en contacto con gente de otro planeta, y más tarde llamé Gong a este planeta, y a la gente que vivía en él “octive doctors” (parece ser eso lo que dice), maestros de las sabidurías. Ellos me indicaron cuando tenia que empegar a grabar y como obtener el máximo provecho, la máxima información de cada viaje. Así que para mí Gong es mi religión. Dios es Gong, Gong es Dios. Gong es un sonido, es “Gonnnnnnnng”. Si crees en él, es toda tu existencia.

UN LIBRO MULTI-MEDIA

CM.- Se dijo en España que habías abandonado Gong para dedicarle únicamente a escribir; si es cierto esto ¿por qué has grabado posteriormente este disco, actuando y tal?
DA.- La realidad es que todavía estoy escribiendo el libro; llevo la bolsa llena de notas. Es un trabajo muy complicado, porque tiene también tres niveles.
DG.- ¿Sobre qué trata el libro?
DA.- La primera parte trata de una persona llamada “Zero”, “Nada”, porque no cree en nada, es nihilista. Gradualmente va atravesando numerosas etapas, cambios, hasta que llega a una revolución política, donde cree ver soluciones en sus ideales; Pero al final lo abandona. Después empieza a tomar drogas, tiene visiones y las considera como un gran vehículo para experiencias místicas; más tarde, se da cuenta de que las drogas le están haciendo daño, y también las abandona. Al final, alcanza un especial estado espiritual, el del “freak” que camina hacia una nueva época. Es tu historia y la de todos los que estamos aquí, buscando cosas nuevas que siempre representan problemas.
La segunda parte es la historia del planeta Gong, de la gente que habita en él, de su filosofía, de su sabiduría. Es una historia fantástica, divertida, como un cuento para niños. Mucha gente opina que lo espiritual debe de ser siempre serio, no para reír. Yo no lo creo; la risa es muy importante en la vida espiritual; riéndote de ti mismo ganas en sabiduría.
La tercera parte es la historia del grupo Gong, de la comunidad en que vivimos, de la experimentación de los diferentes estilos de vida. En Gong intentamos descubrir la mejor forma de estructurar una comunidad, bien a través de una situación jerárquica, familiar, anárquica o comunista. Experimentamos todas esas cosas y llegamos a la conclusión de que ninguna de ellas servía, de que no existe en el mundo ningún sistema político que pueda funcionar bien. Simultáneamente, encontramos también problemas para estructurar la música y vimos que la improvisación era una buena solución. Lo ideal era partir de un esqueleto, de una estructura muy indefinida, e ir improvisando sobre la marcha. Y así descubrimos también que aquel era el sistema político ideal para et futuro, porque era flexible y todo el mundo podía intercambiar sus papeles. Es difícil de imaginar, pero estoy seguro de que es la única forma para organizar el mundo convirtiéndolo en un lugar ideal para vivir.
La comunidad de Gong falló, no funcionaba, era una mala situación sociológica, la gente fumaba demasiado… En Francia parecía existir una lucha entre .Magma y Gong. Magma eran extremadamente disciplinados, representaban el “viaje wagneriano”. Al otro lado estaba Gong, los “freaks”, los fumadores de hierba, siempre juntos, jodiendo por todas partes. Pero uno de cada diez de nuestros conciertos era una experiencia mística total, y la gente se elevaba tan arriba como nosotros; era fantástico, lo máximo que podíamos esperar. Y Magma eran todo lo contrario, un contraste tremendo. Eso es lo que ocurría en Francia; ahora lo puedo ver de una forma retrospectiva; antes no podía darme cuenta, porque estaba dentro de ello y me dejaba llevar, era guiado, conducido, por los demás.
CM.- ¿No has pensado en explicar todo lo que nos estás contando en un disco que fuese la historia del planeta Gong?
DA.- Es posible que lo haga cuando tenga terminado el libro, que es una experiencia de multimedia, con dibujos, gráficos, fotos, cosas tipo televisión. Cuando lo acabe, me gustaría también hacer alguna película, y creo que entonces podría componer una música que fuera su banda sonora. Podría ser también una representación teatral. La música que he hecho con Gong ha sido la inspiración del libro. Empleo la música como inspiración; la música es para mí la fuente de todo; la música es la esencia de la vida; la música me proporciona todo lo que necesito.
DG- ¿Estás haciendo todo el libro tú solo?
DA.- De momento sí. Pero hay mucha gente que me está mandando dibujos para que los incluya en él, y es posible que al final los clasifique y los coloque junto con mi propio trabajo. Es una labor muy difícil de llevar a cabo, porque ahora estoy siguiendo adelante con mi vuelo musical, y sólo puedo dedicarme a él cuando me queda un poco de tiempo.
DG.- ¿Cómo entraste en contacto con los seres de Gong?
DA.- Entré en contacto con su significado; fue parecido a una visión como las del Tantra. Me concentré en una fórmula del Tantra y mi mente se despegó completamente del cuerpo. De esa forma.también me di cuenta de que la música de Perú era la música de los descendientes de la Atlántida, que emigraron a otros lugares cuando su continente se hundió. Estaba interesado en aquella música y descubrí que era el fruto de los mares.

EL TRIANGULO MÁGICO

DG.- ¿Conoces más personas que estén también en contacto con el planeta Gong?
DA.- Si, Steve Hillage es uno de ellos; el resto de la gente de Gong ha tenido también algunas experiencias a este respecto, En la contraportada del álbum “You” hay un símbolo, un triángulo; si le concentras en él, puedes entrar en contacto con los habitantes de Gong. Fue una revelación de los “maestros”, y hay mucha gente en Inglaterra y Francia que utiliza éste símbolo para contactar con ellos. Yo también lo utilizo y me da muy buen resultado; su influencia es muy fuerte.
CM.- ¿Consideras que las drogas tienen mucha importancia en tu creación musical?
DA.- Ahora no, pero en la época de Gong fueron muy importantes: la primera experiencia con LSD en el 66, el hachish, la hierba, pero las demás no anfetaminas, morfina, heroína—, porque son un engaño, al final te dejan por los suelos. En el 66 y 67 existía una verdadera razón para que tomáramos ácido o fumásemos hachish, pero ahora cuando fumo es sólo un pequeño placer, no demasiado importante. Actualmente me »a mejor no fumar porque me permite permanecer despejado y me es más fácil comunicarme con los “maestros”, el contacto es muy puro. Al principio algo fantástico. Era como una religión más confunde; por eso no quiero ni alcohol, ni hierba, sólo comidas vegetales. De todas formas las drogas han sido muy importantes, quizás todavía lo son, porque nos creemos muy inteligentes, tenemos un ego muy fuerte, que necesita algo que le dé una patada y lo tire abajo, para así poder tener verdaderas experiencias místicas, que, por cierto, no tienen nada que ver con las de la iglesia católica, que no es más que un elemento destructor, francamente. El misticismo verdadero no tiene ninguna relación con la iglesia o con los partidos políticos. Creo que el cristianismo en su forma mística original era una religión fantástica; pero fue destruida en el siglo noveno por los dogmas; no había más que reglas, y sí no las cumplías te mataban; se convirtió en una gran cacería de los que no estaban de acuerdo con esos dogmas. Se acabó el misticismo y se acabó el cristianismo. La política es también una maldita porquería: luchas, guerras… Pero antes del rey Arturo fue también algo fantástico. Era como una religión más.
CM.- ¿Te interesa la política desde algún puntó de vista?
DA.- Sí, mucho, Especialmente los cambios en España e Inglaterra me parecen muy interesantes. Estoy muy metido en eso, pero todavía no creo en ningún partido, porque creo que el ideal de improvisación que nació de Gong es el sistema político perfecto para el futuro; por eso no tengo ninguna fe en el comunismo o en el capitalismo. La anarquía, una “anarquía flotante” es quizás el concepto que más se aproxima a mi ideal; me parece algo muy evidente, porque nadie ocupa siempre el mismo lugar; hoy eres tú más importante, mañana lo soy yo; ahora hablo yo, después hablas tú; es realmente una situación jerárquica, pero se trata de una jerarquía cambiante, siempre con gente distinta. Parece algo como muy dislocado, pero debería de ser así, todo debería de ser flexible, es algo muy importante.
CM.- Sin embargo, creo que en Inglaterra la gente joven, la que tenia vente años en el 65 o 66 cada vez está más lejos de un planteamiento de tipo anarquista y está más integrada en el sistema consumista, capitalista.
DA.- Creo que la culpa la tienen esos malditos socialistas; aunque realmente no sé los motivos de lo que está ocurriendo, es un problema muy extraño. Nada está funcionando, todo lo que hacen les sale mal. Hace un año los “maestros” del planeta Gong me dijeron que Inglaterra no debía de unirse al Mercado Común, porque si lo hacía todo iba a ir mal después; y yo les dije que no podía ser que la idea de la comunidad era buena; pero me replicaron de nuevo que si se unía al Mercado Común todo se iría abajo; y eso es exactamente todo lo que está ocurriendo. No los creía, pero resultó ser verdad. Y no fue esa la única vez que me vinieron con cosas increíbles.
DG.- ¿Qué más cosas has aprendido del planeta Gong?
DA.- Es tan complicada su estructura que podría empezar ahora y no acabar nunca. No puedo hablar sobre esto en términos generales, tendría que ser sobre cosas especificas.
DG.- ¿Cuál crees que es el motivo que ha llevado a los habitantes de Gong a ponerse en contacto con gente de la Tierra?
DA.- Creo que están tratando de que todo sea más ligero, no en términos de colores, sino de amplitud. Hemos atravesado una época en que todo era muy material, muy denso; ahora nuestros cuerpos se están haciendo más ligeros, menos pesados, somos más delgados; la Tierra está menos empaquetada; es posible que dentro de algunos años los científicos descubran que se ha hecho mucho más grande, porque se está expandiendo, está perdiendo su comprensión, se hace más ligera. Su función es, por tanto, facilitar que esto ocurra a través de la música, distribuir la música para que todo el mundo pueda elevarse dentro de cualquier actividad, de forma que hasta hacer el amor pueda convertirse en un viaje físico total, expulsando afuera toda la densidad interior. La música es en ese sentido una fuerza extraordinariamente poderosa.
DG.- ¿Te han hecho alguna vez la proposición de viajar al planeta Gong?
DA.- Lo cierto es que físicamente no sé donde se encuentra el planeta Gong. Para mí existen dos cosas: el espacio interior y el espacio exterior. Yo me comunico con ellos a través de mi espacio interior, concentrándome. Todo lo que está en el espacio interior está en el exterior, y todo lo que está en el exterior está también en el interior. La realidad es que no me hace falta viajar hacia ellos en el espacio exterior porque siempre me mantengo en contacto en el espacio interior. Existe la predicción de que ellos aparecerán en el planeta Tierra en el año 2032. Creo que para entonces ya no estaré aquí.


a la fotografia Daevid Allen recitant el poema Arrest me

GONG EN MONTSERRAT

CM.- Que yo sepa, tus únicas actuaciones en España han. sido en Montserrat —dentro de la iglesia— y en Tarrasa ¿Tienes proyectos de actuar nuevamente aquí?
DA.- Sí, quiero formar el grupo del que he hablado antes, con músicos españoles, grabar en Mallorca con ellos y dar algunos conciertos en España, empezando en Barcelona o quizás en Mallorca. También estoy buscando una compañía de grabación española, y no utilizar Virgin nunca más; aunque eso es lo más difícil.
CM.- ¿No estás harto del show-business?
DA.- Desde luego, pero ocurre que los “maestros” de Gong me han dicho que tengo que empezar de nuevo en España. Así son las cosas.
CM.- Desde el punto de vista literario ¿qué autores le han influenciado más, o que autores acostumbras a leer?
DA.- Bien, hace dieciocho meses que no leo ningún libro, porque me dijeron que tenía que evitar ser influido por algo, para que el libro que estoy escribiendo fuera un reflejo directo de lo que tengo en mi espacio interior; aunque supongo que el estilo que empleo cuando escribo está dominado por la influencia de los escritores americanos de la generación beat. Realmente no lo sé, no puedo juzgar mi estilo, sólo elaborarlo.

Des d’aquest enllaç pots obrir o descarregar La historia del planeta Gong en format pdf apareguda al Vibraciones núm. 28, del gener de 1977

Enllaços relacionats
Planet Gong